Confecciones Jesem, una empresa que se reinventó para progresar

Este empresario paisa, que legalizó su empresa el 15 de enero de 2016, se unió al programa de EPF en el 2017 después de ser postulado por su empresa ancla Do Jeans Confección S.A.S. Desde el primer momento que conoció los beneficios y transformación que traía participar de Encadenamientos Productivos Formales, se enfocó, oró y puso todas sus fuerzas para ser seleccionado dentro del grupo de empresas que se unían para aprender y cambiar todo el entorno.

La historia de su empresa es corta, comenzó con cuatro máquinas y poco a poco la demanda lo obligó a crecer ampliando el personal y el número de implementos con los que contaba, sin embargo, como lo explica Juan Camilo, faltaba el conocimiento para hacer de su empresa algo rentable y con los retos que afronta el sector hoy, decidió abrir los ojos y aceptar que algo no estaba funcionando.

Cuando comenzó proyecto encontró la ayuda y el empujón que necesitaba para cambiar las cosas que no iban bien dentro de Confecciones Jesem: las pérdidas acumuladas, el desconocimiento de las ganancias y el pago de la nómina de los empleados que significaban dolores de cabeza, préstamos y ventas del capital propio de Juan Camilo y de su familia para poder salvar su sueño, su empresa: “si este año no funciona, cierro. Es estresante ver acumular las pérdidas y que el negocio no funciona, estoy perdiendo todos mis ahorros”, pensaba el empresario.

Desde su primera clase con ‘Gestión del Cambio’ Juan Camilo encontró la solución: el paso que debía dar su empresa era cambiar y aprender nuevas metodologías de trabajo. “Si usted cree que la educación es cara, practique la ignorancia”, recuerda el representante de Jesem, como una frase que le dijo el experto Felipe Gómez, con la que explica que todos sus errores y quiebras se debían a la falta de conocimiento.

Paso a paso, cada capacitación y enseñanza se convirtió para Confecciones Jesem en el modelo a seguir, en cómo debían actuar, qué cambios debían tener y en un crecimiento y orden significativo para una organización que pasó del sistema de producción por procesos al Sistema de Flujo Continuo, que hoy no sufre por los pagos de la nómina, que conoce su eficiencia y rentabilidad por hora, día, semana y no tiene que esperar hasta el fin del mes para saber si tuvo pérdidas o ganancias.

Para Juan Camilo, su empresa y sus colaboradores no ha sido un paso fácil de dar, pues es un proceso largo, que incluye errores y aciertos, pero que al final de los días y de cada mes se verá reflejado en la tranquilidad y el crecimiento que puede tener Confecciones Jesem.

La transformación

Gracias a EPF, Confecciones Jesem pasó a ser una organización que conoce el tiempo de cada uno de sus procesos, que sabe cuál es su valor por minuto, que disminuyó en un 50% sus reprocesos, que pasó de producir 100 unidades por día a 230 y que sus tiempos de entrega bajaron de 5 a 4 días.

Además, antes del proyecto contaban con 32 colaboradores que producían aproximadamente seis mil prendas por mes, ahora 22 miembros logran hasta mil prendas más. Cada uno cuenta con sus salarios y prestaciones, sin retrasos en la nómina dejando ganancias para el crecimiento de la organización, que se proyecta un 2018 con más capacidad de producción y con una alianza para exportar a Canadá.

Juan Camilo agradece constantemente esta oportunidad que le generó EPF a su empresa y a todas las personas que se ven beneficiadas por su trabajo. Se compromete a continuar con su aprendizaje mientras pide que se sigan haciendo este tipo de programas, que le enseñaron a motivarse, a descubrir nuevos conocimientos cada día, e invita a los empresarios del sector a participar, a especializarse, tomar estas oportunidades para ser rentables, reinventarse, progresar y hacer parte del cambio en Colombia.

Empleados
-Antes: 32 personas
-Después: 22 colaboradores

Tiempos de entrega
-Antes: 5 días
-Después: 4 días

Capacidad de producción
-Antes: 5.900 prendas mensuales
-Después: 7.000 unidades mensuales