ColombiamodaModa

En medio de un ambiente circense y psicodélico, la pasarela del diseñador Jorge Duque inauguró Colombiamoda 2016

  • Las imponentes bodegas de rones de la Fábrica de Licores de Antioquia, fueron adecuadas para la pasarela Ron Medellín by Jorge Duque, un evento que celebró la moda.
  • La década del setenta, la psicodelia, el punk, el arrabal y lo indie, definieron una colección rica visualmente y con alto componente manual.
  • Para el cierre de la pasarela, el diseñador presentó oficialmente su línea de novias, diez trajes que representan el romanticismo y la feminidad que posee su marca.

Medellín, Colombia, Julio de 2016 Durante los años setenta, una chica de la ciudad decide abandonar su statu quo e irse a vivir al desierto de Arizona. Allí, disfruta la psicodelia de la época, sin olvidar de dónde viene y quién es. Así, describe Jorge Duque, a la mujer que hoy presentó en su colección Primavera/Verano 2017.

La Fábrica de Licores de Antioquia, abrió las puertas de sus imponentes bodegas de rones, para ser adecuadas como escenario de la pasarela inaugural Ron Medellín by Jorge Duque, de Colombiamoda 2016. Paredes con barriles gigantes, bosques de algodones de azúcar y globos de helio, fueron el preludio de una verdadera celebración de la moda. En medio de un ambiente con un halo circense, la música en vivo de la Dj María Paz Betancourt, marcó el inició de un desfile, en el que los acordes de canciones emblemáticas de Fito Páez se mezclaron con ritmos funk. Una a una, fueron apareciendo las modelos, quienes lucieron looks hiperfemeninos, cuyas siluetas de escotes elevados, blusas amplias, moños en los cuellos y recursos como los flecos, evidenciaron una fuerte influencia de los años setenta. Las mezclas musicales continuaron y fue el turno para el tango: Por una Cabeza y Malena, definieron en este segmento de la pasarela, la cadencia de los pasos de las modelos, quienes llevaban piezas en las que se leían fragmentos de estas canciones. Así mismo, algunos de los trajes contaron con imágenes de impresión lenticular, hologramas de flores, que fueron hechos en Taiwan y que gracias a su material plástico, le aportaron estructura a ciertas siluetas.

La música continuó, el funk se fusionaba con el punk, mientras una diversa gama de color se desplegaba: el negro, el rojo, el azul celeste, el fucsia, el verde militar o los metalizados rosas; dieron cuenta de la fiesta que sobre la pasarela se vivía. Una colección que se destacó por su alto contenido visual y manual, a través del cual se le rindió, además, un homenaje al fileteado porteño; reminiscencias a manteles de cuadros y cenefas, fueron algunos de los detalles que dejaron entrever la nostalgia de las calles de ciudades latinoamericanas como Medellín o Buenos Aires.

Después de la hilaridad del color y la rebeldía psicodélica, el cantante Manuel Medrano apareció en el escenario para darle paso al romanticismo; diez trajes de novia capaces de potenciar la luz y ejecutar el deseo de la mujer para uno de los días más importantes de su vida. De esta forma, Jorge Duque, presentó oficialmente su línea de bodas, un importante segmento para su firma y con el cual cerró una colección, cuya conceptualización comenzó a finales de noviembre, y que demandó una elaboración de casi cuatro meses. Al ritmo de Zoom, la icónica canción de la agrupación argentina Soda Stereo, finalizó una de las puestas en escena más festivas, que se hayan vivido durante un desfile inaugural de Colombiamoda, La Semana de la Moda de Colombia.

Con la pasarela Ron Medellín by Jorge Duque, la plataforma comercial más importante de Latinoamérica, le da la bienvenida a expositores, compradores, medios de comunicación y visitantes, quienes durante tres días, podrán vivir lo mejor del Sistema Moda de la región para el mundo.