ColombiamodaModa

Johanna Ortiz cierra las pasarelas de Colombiamoda 2014

  • Consecuente con su propuesta inicial, Colombiamoda cierra su programación de pasarelas con talento colombiano.
  • Johanna Ortiz, diseñadora oriunda de Cali es la responsable de cerrar los tres días de pasarelas en Colombiamoda 2014.
  • “Nativa” se llama la colección que Johanna Ortiz presenta en el cierre de la Feria, toda una celebración a la mujer latinoamericana.

Julio 24 de 2014. La Semana de la Moda de Colombia® tuvo una gran premisa en este nueva edición: la de exaltar el talento colombiano y más que todo, la de comprometerse como un evento para apoyar al presente y futuro de la moda colombiana. Para su cierre, Johanna Ortiz presentó una propuesta rica en estampados y en el alma latinoamericana.

Inspirada en un maravilloso paraje universal, donde el viajero siempre está listo, para enriquecer su saber y unificar la globalidad, además de una especial pasión  para conocer la cultura, su colección “Nativa” es su primera presentación en Colombiamoda, después de una amplia participación al lado de la marca Pink Filosofy, siendo constantemente fuerte en una propuesta definidora del vestuario casual y formal femenino colombiano.

“Nativa” es una celebración de esto. Como una compilación de aprendizajes y de gratos momentos, la colección que Johanna Ortiz presenta en Colombiamoda es una historia corta de una chica que después de viajar mucho y de conocer de punta a punta al mundo, decidió darse un respiro para desarmar sus maletas de viaje y redescubrir todos los tesoros que guardó en pequeñas bolsas y cofres durante la travesía.

“Un poquito de cada lugar del mundo”. Es por esto que la mágica Cuba funciona perfectamente para hablar de la colección de cierre de Colombiamoda, contando con una propuesta nutrida de matices caribeños donde priman las rayas como acompañantes y los estampados de flores y bosques como complementos, en una interesante simbiosis donde la regla es combinar todos los colores, conservando un clásico juego de prendas posteriores anchas con otras inferiores, más ceñidas.

Las faldas lápiz, con detalles de boleros y juegos de dimensión, mezcladas con camisas vaporosas fueron la principal característica de una pasarela joven, que buscó desde el corazón latinoamericano el significado de la sensualidad femenina y lo encontró en el baile, la risa y el calor de su gente.