ColombiamodaModa

Sensualidad, irreverencia y mensajes contundentes, lo que se vio en el último día de Colombiamoda 2016

  • Se destacaron las colecciones que rompen las barreras del género.
  • La sensualidad femenina se exploró desde los distintos frentes del vestuario.
  • Las prendas artesanales y con un alto sentido de pertenencia por Colombia continuaron siendo una tendencia en las pasarelas de Colombiamoda.

Medellín, Colombia, Julio de 2016, La plataforma comercial de negocios y moda más importante de América Latina llegó a su fin y en compañía de Cîroc celebró por lo grande su vigésimo séptima edición. Con una exclusiva selección de creativos, el tercer día de la Feria cerró, y dejó a sus asistentes con la sensación de haber presenciado una muestra alucinante de talento.

Con las impactantes pasarelas de Entreaguas y NoiseLab, Non-Stop Moda a la Colombiana dio inicio a lo que fue un festejo de la feminidad. La colección de beachwear, “Búsqueda Infinita” de Entreaguas, expuso prendas evocadoras con una alta calidad de detalles. Torbellinos de macramé que formaban ondas y valles, junto con teñidos desvanecidos y amarres, se unieron a la estampación de paisajes abstractos. La identidad artesanal de esta marca fue evidente. Por su parte, Noise Lab se inspiró en el ballet y mostró piezas de lingerie seductoras. La transición de la pasarela dejó ver desde siluetas deportivas y más holgadas, pasando por piezas más sensuales con arneses, trajes elaborados con piezas complementarias como fajones, petos, almillas y detalles de pedrería, hasta cerrar el recital a través de siluetas con boleros y vuelos.

La jornada continuó con la presentación de la revista Fuscia y la marca Finesse a cargo de Bastardo y Arata. Una colección irreverente, titulada “Exofilia”: un diálogo entre la atracción y la repulsión, encargándose de contar la visión de Bastardo. Allí se vieron prendas que evocaron sensaciones de atracción y placer al igual que de bella repulsión. Una cautivadora muestra de piezas artísticas en la que se destacaron las impresiones digitales, las prendas que se convierten en accesorios, las interiores que se vuelven exteriores y la silueta en A. Arata se inspiró en las memorias de veranos vividos en los campos de girasoles del norte de Italia. A partir de la colección La Dolce Campagna mostró prendas con deshilachados, acabados imperfectos y con interrupciones en su construcción en la que los tonos lácteos se destacaron junto a los crema, mostaza y violeta.

Tres marcas crearon una propuesta exclusiva para la Parasela M de Modo Rosa, en la que los temas principales fueron la identificación, aceptación y el florecer, alusivos a campaña de la detección temprana del cáncer de mama. Airavata destacó, en su colección de swimwear, explosiones de color que evocaron rostros de mujeres y piezas con influencias del pop-art logradas a través del bordado de lentejuelas. Noise Lab, con su segunda pasarela del día, mostró una colección con una puesta en escena irreverente y contundente pero al mismo tiempo delicada. Los estampados interiores y las piezas con bolsillos para las prótesis sobresalieron. Pura cerró este fuerte, pero amoroso mensaje con siluetas amplias y sobredimensionadas, en las que el blanco tuvo una gran participación, creando una armadura para la mujer.

Los estudiantes de la UPB – Universidad Pontificia Bolivariana- cerraron el ciclo de las escuelas creativas con nueve propuestas enfocadas al emprendimiento. Desde el jeanswear urbano y sin género, pasando por el swimwear de lujo y las prendas enfocadas a personas con limitaciones de movimiento, hasta llegar a piezas eco-amigables que quieren acabar con los procesos de lavandería. Esta pasarela demostró que el talento joven está listo para convertirse en industria.

La segunda pasarela del programa de USAID, estuvo a cargo de la diseñadora Lía Samantha, que no solo diseñó sino que cantó al son de la música de la puesta en escena. A través de una colección en negros, rojos, blancos y amarillos exploró las técnicas artesanales y ancestrales colombianas en la que se vio una fuerte influencia del folclor urbano. La inspiración en las palenqueras para el styling, siluetas sobredimensionadas y los estampados geométricos y de frutas fue lo que sobresalió en el desfile.

El día continuó con la primera pasarela de prendas de control en Colombiamoda. La marca caleña Ann Chery ratificó que las fajas son un básico de la moda, y que influenciados por la tendencia “fit” presentaron una colección enfocada al uso de piezas de control, a nivel interior y exterior, acompañadas de siluetas deportivas.

La dosis de color y felicidad llegó de la mano de Bronzini y Pantone. Bajo el concepto “Mix & Match” se vio una colección divertida de ropa interior, pijamas, calcetines y trajes de baño, cargada de bloques de color con mezclas inesperadas y atrevidas. El rosa neón junto al menta vibrante, el lila intenso, el amarillo ácido, el azul imperial y el gris neutral se destacaron, en siluetas cómodas de algodón, viscosa y microfibra.

Al final de la tarde, la Orquesta Salvaje de Agua Bendita y Mr.Tea llevó a los asistentes de las pasarelas a un viaje por las selvas colombianas, en el que las ilustraciones exóticas y tropicales junto a los acabados artesanales y los colores vibrantes crearon prendas con siluetas sensuales y atrevidas, características de la marca. Una colección muy completa que le permite a la mujer crear un total look para el verano.

Erikó by David Alonso fue la penúltima pasarela de este grandioso circuito. Dirigido a un hombre sin prejuicios, límites o estructuras, el diseñador creó la artística colección nombrada “Agender”, que difumina las barreras de los géneros. En esta, los colores y texturas se maximizaron y se usaron telas no convencionales en el vestuario masculino como la lycra y el Jacquard de decoración.

Y para cerrar el componente de pasarelas de Colombiamoda, llegó el esperado desfile de Neutrogena “Descubre que es posible” by Renata Lozano, que cumplió con las expectativas de todos. Crear un clóset inteligente, con piezas atemporales fue la intención de la diseñadora, en el cual las bases textiles se yuxtapusieron y las siluetas vaporosas con construcciones elaboradas fueron protagonistas. Los tonos verde musgo, azul celeste, rojo salvaje y rosa silvestre, evocaron la influencia de la naturaleza, característica de la marca.

De esta manera Colombiamoda llega a su fin. Con una exhibición cuidadosamente curada y de alta calidad. Un festejo que giró en torno al talento creativo.